Dieta y trastorno bipolar - Rehabilitación del Trastorno Bipolar
333
post-template-default,single,single-post,postid-333,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

Dieta y trastorno bipolar


Desde hace muchísimo tiempo se sabe que el tipo de alimentación que realizamos incide de forma importante en el grado de salud. Este efecto es general para cualquier persona. De manera genérica se viene difundiendo, desde hace años que la dieta mediterránea es muy beneficiosa, la cual se caracteriza por  un elevado consumo de productos  vegetales: verduras, legumbres, frutas y frutos secos; así como también de pan de trigo y aceite de oliva. Ahora bien la cuestión que planteamos es ¿se pueden adoptar algunas medidas dietéticas específicas con carácter protector por parte de aquellas personas que padecen un trastorno bipolar?  La respuesta es sí; en esta nota comentaremos un alimento, dejando para más adelante hablar de otros alimentos.

Nueces

Este fruto seco es muy rico en grasas insaturadas  que  contienen  ácidos grasos omega 3 y omega 6, que son necesarios para las células del cuerpo y especialmente para las neuronas; inicialmente se demostró en animales de experimentación que este fruto seco desempeña un papel protector  del sistema nervioso.

Posteriormente se ha visto que una dieta con nueces  mejora el rendimiento de las pruebas de memoria, concentración y velocidad de procesamiento, tanto en personas jóvenes como ancianas, es decir independientemente de la edad (para más detalles véase el artículo científico en el enlace  siguiente Journal of Nutrition, Health and Aging (2015); doi:10.1007/s12603-014-0569-2 

Además estas grasas poliinsaturadas presentes en las nueces, también juegan un papel protector del corazón al mejorar las concentraciones de colesterol en la sangre.

Por tanto hay indicios razonables, fundados  en más estudios, para pensar que el consumo regular  de nueces por parte de la persona que padece un trastorno bipolar puede contribuir a mejorar las funciones cognitivas mencionadas, que frecuentemente se afectan en esta enfermedad, así como a regular el colesterol, por tanto el beneficio puede ser múltiple.

En conclusión introduzca el hábito de comer unas pocas nueces cada día, que su cuerpo se lo agradecerá mejorando algún aspecto de su salud.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies