Noticias - Rehabilitación del Trastorno Bipolar
42
paged,page,page-id-42,page-template,page-template-blog-large-image,page-template-blog-large-image-php,paged-2,page-paged-2,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

Noticias

Noticias relevantes del trastorno bipolar

Adicciones : alcohol

ADICCIONES

En esta nota hablaré de las adicciones provocadas por la dependencia a sustancias químicas; se entiende por adicción el proceso en que las personas pueden desarrollar un patrón de consumo de sustancias que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, que será  diferente según el tipo de sustancia de que se trate. Naturalmente la aparición de una adición a una sustancia en una persona afectada de trastorno bipolar complica siempre la evolución de su estado de salud, dificultando el mantenimiento de la eutimia y empeorando el curso de las descompensaciones clínicas.

Adicciones : el caso del alcohol

Veamos algunos datos significativos referidos al consumo de alcohol, una sustancia legal cuya obtención es fácil.

Los estudios epidemiológicos en muestras grandes realizados a partir de la década de los años 90 hasta la actualidad han puesto en evidencia que aproximadamente el 50% de las personas que padecen un trastorno bipolar tienen dependencia al alcohol. Cifra mucho más elevada que la que se encuentra en la población general.

Analizando las personas afectadas de trastorno  bipolar sin abuso de alcohol, respecto a las personas que padecen trastorno bipolar y además presentan abuso de alcohol, resulta que el subgrupo primero tiene mejor evolución clínica, menos intentos de suicidio, menos episodios de manía y en consecuencia menos ingresos hospitalarios que las personas afectas de trastorno bipolar con abuso de alcohol.

Por otra parte sabemos que cualquier persona que padezca un trastorno bipolar necesita realizar un tratamiento con psicofármacos, los cuales presentan en mayor o menor medida efectos secundarios en mayor o menor intensidad cuando se asocian con el consumo de alcohol. Dicho de otra forma el tratamiento adecuado del trastorno bipolar requiere un consumo cero de alcohol.

De forma general las personas que padecen un trastorno mental son más sensibles a sufrir una adicción, la cual complicará la evolución de su trastorno psíquico, no obstante se beneficiará de su diagnóstico precoz y tratamiento. Así en el caso de que exista adicción al alcohol en una persona que padezca trastorno bipolar, es del  todo conveniente realizar el tratamiento y rehabilitación de la adicción de forma precoz, este tratamiento presenta una tasa alta de curación de la adicción, y en consecuencia  mejorará la evolución del trastorno bipolar prolongando los periodos de eutimia.

Con el objeto de ampliar la explicación del concepto de adicción añado este enlace de un video elaborado por la Cruz Roja española que lo explica muy claramente: Qué es una adicción

 

 

Comparte la noticia en Redes Sociales

Ciclotimia

Actualmente en el conjunto de trastornos afectivos que puede padecer una persona destacan por su importancia: el trastorno bipolar y la ciclotimia, los cuales  están encuadrados en el denominado espectro bipolar en el sistema de clasificación de enfermedades mentales norteamericano denominado DSM-V –que es ampliamente utilizado–. A su vez se diferencian varios subtipos de trastorno bipolar.

La ciclotimia es el trastorno menor del espectro bipolar, es decir es un cuadro clínico bastante más leve que cualquier tipo de trastorno bipolar. Se caracteriza por presentar periodos eufóricos y depresivos que tienen un carácter leve, que sin embargo se prolongan mucho tiempo. Dicho de otra forma se trata de un trastorno del estado de ánimo donde se producen oscilaciones eufóricas y depresivas alternando con periodos de ánimo normal, dichas oscilaciones pueden durar días. Habitualmente los psiquiatras esperan conocer la evolución en los dos años primeros del trastorno ciclotímico antes de diagnosticar la enfermedad.

Se estima que alrededor del 1% de la población general presenta ciclotimia, lo cual es un porcentaje significativo. No obstante más allá de su prevalencia, el principal factor que hay que destacar es que la ciclotimia puede empeorar y entonces se producen oscilaciones mucho más marcadas de euforia y depresión con los consecuentes periodos de recuperación más alargados y tratamientos más enérgicos que pueden requerir la hospitalización de la persona afectada. Es decir la ciclotimia que empeora se transforma en un trastorno bipolar. Se estima que la ciclotimia puede evolucionar hacia el empeoramiento en una tercera parte de las personas afectadas.

Qué hacer en caso de padecer ciclotimia

Afortunadamente la ciclotimia tiene tratamiento, el cual se realiza desde un ámbito farmacológico y desde un ámbito psicoterapéutico que pasa por aprender a aceptar el trastorno, enseñar pautas de afrontamiento de las oscilaciones anímicas y en ocasiones realizar trabajo grupal con las personas convivientes con la persona afectada.

El objetivo de esta nota es únicamente poner de relieve la relación estrecha que existe entre ciclotimia y trastorno bipolar. Por ello ante las dificultades afectivas que presente el lector tiene que acudir a un profesional para que le pueda orientar en la naturaleza del proceso e iniciar tratamiento que le permita llevar una vida normalizada.

Para finalizar adjunto el  enlace a un cuento agradable y especial del médico especializado en enfermedades mentales y escritor Jorge Bucay titulado El rey ciclotimico

Comparte la noticia en Redes Sociales

Cansancio

Cansancio

La aparición de la sensación de cansancio sin que se pueda relacionar con una determinada situación o  secundaria a un esfuerzo físico en una persona eutímica que padece un trastorno bipolar significa una llamada de atención en el curso de la enfermedad, ya que muestra claramente que el tono vital de la persona ha menguado, posiblemente relacionado con el trastorno. Además hay que tener en cuenta que esa disminución manifiesta puede continuar avanzando,  pudiendo llegar en los casos límite a la parálisis completa en las actividades cotidianas del interesado. Asimismo hay que señalar que constituye en muchos casos una manifestación clínica difícil de entender, sobre todo al principio del trastorno, para las personas que conviven con la persona afectada. Naturalmente los convivientes se preguntan cómo después de dormir durante la noche la persona es incapaz de levantarse. No obstante hay que señalar que la calidad del sueño suele disminuir, coincidiendo con la aparición del cansancio y por tanto entrando en un círculo vicioso de baja energía y dormir de mala calidad que se alimentan mutuamente.

¿Qué hacer con la aparición de cansancio?

Cuándo antes se intervenga, mejor. Porqué el trastorno bipolar se caracteriza por una desregulación de las emociones, así como por una desregulación del nivel o tono vital. De forma que la aparición de la sensación de cansancio inexplicable externamente la podemos asimilar a sensación de baja energía (recomiendo la lectura de la nota que publiqué el 20 de enero de 2017 titulada “Trastorno bipolar y energía”). Cuándo se produce esa situación recomiendo buscar entre el conjunto de actividades personales que nos aumentan el nivel de energía, aquella que podemos realizar aquí y ahora con el nivel bajo de energía que estamos viviendo. Un ejemplo, supongamos que ir de excursión al campo me produce siempre un aumento del nivel de energía y de placer; asimismo ver una película cómica también me mejora el nivel de energía (aunque probablemente es una mejoría menor que la de la excursión). Cómo resulta que el nivel de energía actual es bajo, eso no me permite ir de excursión; no obstante sí que soy capaz de ver una comedia.

Por tanto  con la aparición de cansancio inexplicable por las circunstancias externas es conveniente realizar alguna actividad placentera que nos cargue algo las baterías y cuyo esfuerzo sea MENOR cuanto mayor sea la bajada de energía que se sienta. Todo ello desde la aceptación de que el trastorno bipolar supone  oscilaciones anímicas y energéticas de intensidad variable y por tanto la aparición de cansancio puede ser frecuente a lo largo del curso de la enfermedad.

En el siguiente enlace se dan 10 consejos para disminuir el cansancio y aumentar la energía. La presentación la realiza el fisioterapeuta Iñigo Junquera y esta dirigida a la población general y por tanto no se habla de trastorno bipolar en ningún momento. Simplemente al inicio de la exposición habla de las causas habituales, a las que se podría añadir el trastorno bipolar: Ejercicios para mejorar el nivel de energía

Si deseas hacer algún comentario te indicamos nuestro correo electrónico:

psicologiapalmademallorca@gmail.com

Estaremos encantados de recibirlo y te contestaremos.

 

 

 

Comparte la noticia en Redes Sociales

Trastorno bipolar y diabetes

TRASTORNO BIPOLAR Y DIABETES

En una parte de la población de personas que padecen trastorno bipolar, se da la circunstancia de padecer otra enfermedad crónica; y una enfermedad crónica frecuente es la diabetes. A día de hoy sabemos que la frecuencia de aparición de la diabetes es más alta en el grupo de personas afectadas de trastorno bipolar que en la población general.

Ambas son dos enfermedades crónicas que mejoran con el mayor grado de autocuidado. No obstante el hecho de padecerlas simultáneamente puede complicar la evolución del trastorno bipolar y también de la diabetes. Prueba de ello es que las personas que padecen trastorno bipolar y diabetes sufren más hospitalizaciones psiquiátricas que las personas que padecen únicamente trastorno bipolar.

A día de hoy es más fácil controlar la diabetes que el trastorno bipolar, debido a que los conocimientos científicos sobre la diabetes están más avanzados que los conocimientos sobre el trastorno bipolar.

Algunas ideas clave

La función fundamental de comer es, fisiológicamente hablando, administrar los nutrientes y la energía necesarias para todas las células del cuerpo.

El cerebro utiliza, aproximadamente, el 20% de la energía que necesitamos, si tenemos en cuenta su peso, un kilo y medio aproximadamente, sus necesidades energéticas son muy altas en comparación con otras partes del cuerpo.

El cerebro sólo utiliza la glucosa como alimento, no puede aprovechar la grasa de la sangre ni las proteínas como energía.

En la diabetes, el déficit de insulina dificulta en mayor o menor grado que la glucosa entre en el interior de las células, que es donde se utiliza y en consecuencia se acumula en la sangre (que es sistema de transporte por el cual los nutrientes llegan a todas las células del organismo) produciendo las conocidas elevaciones de las concentraciones de glucosa o azúcar en sangre.

Si tenemos cifras de glucemia anormalmente altas, lo que ocurre es que el cerebro puede sufrir deficiencia de energía, y ello en una persona que padece trastorno bipolar significa la posible aparición de más sintomatología de su enfermedad.

Qué hacer cuando se padece trastorno bipolar y diabetes:

 

  1. Es un objetivo fundamental conseguir las cifras de glucemia lo más normales posibles mediante la dieta, ejercicio diario y medicación si corresponde.
  2. Las medidas de dieta y ejercicio físico recomendadas para la diabetes, también resultan saludables para el trastorno bipolar.
  3. En el caso de prediabetes en que las elevaciones de glucosa en sangre son pequeñas también conviene implementar dieta y ejercicio para mejorar las cifras de glucemia, evitando males mayores.

Finalmente incluyo un enlace de la Dra. Collazo-Clavell endocrinóloga sobre :cuidados generales dietéticos de la diabetes

Si quieres hacer un comentario puedes utilizar nuestro correo eléctronico

psicologiapalmademallorca@gmail.com

 

Comparte la noticia en Redes Sociales

Vida cotidiana y bipolaridad

En las dos notas anteriores de los meses de diciembre y enero comenté la normalidad y el trabajo en relación al trastorno bipolar; con la idea de profundizar un  poquito más, ahora hablaré sobre vida cotidiana y bipolaridad.

¿Qué hacer en la vida cotidiana y bipolaridad?

Partiendo de la situación de eutimia, probablemente sea en la forma que uno  vive la vida cotidiana, una manera sencilla de aproximarse al grado de bienestar que siente:

  • ¿Cómo te sientes al despertar cada mañana?
  • ¿Qué nivel de energía notas al levantarte de la cama?
  • ¿Qué efecto te produce volver a ver la luz del sol por la mañana?
  • ¿Qué placer sientes en el desayuno, con cada alimento que tomas?
  • ¿Qué actividades tienes previstas para este día?

Estas sencillas preguntas referidas al inicio de cada jornada (también se puede hacer al final del día en relación a cómo se ha desarrollado la jornada, aunque pienso que son más eficaces al principio del día), son un ejercicio de auto-consciencia, que resulta del todo conveniente para conocer cómo estamos y hasta dónde podemos llegar esa jornada.

Quien padece un trastorno bipolar no dispone de un dispositivo que le permita medirse por  la mañana “cómo está” (como hacen las personas que padecen una diabetes, que disponen  de un medidor de glucosa en sangre que le permitirá decidir que come o que ejercicio hace ese día). Por eso precisamente es importante cultivar una actitud de auto-consciencia de forma continuada, que le permita tener una mayor adecuación entre lo que quiere hacer y lo que puede hacer en el momento actual estando bien o compensado.

Seria ilusorio creer que mediante la auto-consciencia se puede controlar la enfermedad; de la misma forma que la persona que padece una diabetes puede descompensarse a pesar de hacer una dieta correcta, el ejercicio oportuno y tomar la medicación correspondiente. No obstante, es adecuado en los estados de eutimia, practicar una actitud observadora con uno mismo para conseguir prolongar la eutimia y descubrir las pequeñas oscilaciones del estado de ánimo que se van  produciendo cotidianamente. Y todo ello desde la amabilidad con uno mismo, pues padecer una enfermedad crónica es un maratón vital y por tanto conviene llevar un ritmo de cuidado aceptable sin esforzar-se excesivamente, con el objetivo que la vida cotidiana y bipolaridad fluyan en el día a día.

En el siguiente enlace la psicoterapeuta Angels Sabater da 23 consejos que son útiles para cualquier persona: consejos para el bienestar emocional

Finalmente si queréis hacer algún comentario sobre esta nota os indico nuestra dirección de correo electrónico psicologiapalmademallorca@gmail.com

Estaremos encantados de recibir vuestros comentarios.

Comparte la noticia en Redes Sociales

Trabajo y trastorno bipolar

Las personas adultas afectadas de trastorno bipolar que permanecen eutímicas o compensadas suelen tener un trabajo habitual. ¿Qué ocurre cuándo tras padecer una descompensación bien sea depresiva o maniaca, se reincorporan al mundo laboral?

Es frecuente que la reincorporación al trabajo se realice precozmente antes de que la persona se haya podido recuperar plenamente, lo que conlleva dificultades añadidas debido a que el mundo laboral presenta altas exigencias de rendimiento. Esta reincorporación anticipada viene determinada por varias circunstancias, una muy frecuente es el temor que vive la persona afectada a la pérdida del puesto del trabajo, y que suele ser mayor en la medida que la duración de la baja médica ha sido prolongada. Otra circunstancia frecuente es que el médico de cabecera o el inspector médico de la red pública sanitaria considere que el paciente está suficientemente bien para reincorporar-se a su puesto de trabajo (lo que legalmente se llama alta por mejoría)

¿Qué hacer para intentar evitar una reincorporación anticipada al trabajo?

En el trastorno bipolar tras padecer una descompensación o crisis se abre un periodo prolongado de convalecencia en el que se van recuperando actividades cotidianas, que pertenecen a diferentes ámbitos, los principales son:

  • Ámbito personal: Realizar la higiene personal, las tareas de casa, las compras de alimentación, etc. Ese conjunto de tareas de casa que venía desarrollando antes de enfermar.
  • Ámbito familiar y de amistades: poder recuperar las relaciones de amigos y familiares.
  • Ámbito de aficiones: práctica de deporte, ir a espectáculos, leer, etc.

Estos ámbitos que son importantes como indicadores de salud, tienen que poderse cultivar plena y satisfactoriamente ANTES de la reincorporación al trabajo; ya que el nivel exigencias en el mundo laboral es más elevado y generalmente muy difícil de cumplir si no se da la recuperación cotidiana que comentaba. De no ser así lo que ocurre es que la persona afectada de trastorno bipolar sufrirá más y está expuesta a retroceder en su mejoría clínica volviendo a enfermar.

Piense por un momento en una persona afectada de trastorno bipolar que no puede realizar todavía las tareas de mantenimiento de su casa o de alimentación, ¿cómo será su reincorporación al trabajo?

Si Ud. lector padece un trastorno bipolar, le sugiero que tenga en cuenta la recuperación de los tres ámbitos anteriores antes de reincorporarse al trabajo y comparta estas impresiones con su psiquiatra.

Si Ud. lector es familiar o conviviente de una persona afectada, le propongo que valore si la persona afectada es capaz de llevar a cabo esas actividades enunciadas antes de sugerirle que se reincorpore a su trabajo habitual.

Si Ud. lector no tiene una relación vivencial con el trastorno bipolar, decirle que a pesar de que se trata de una enfermedad  grave y crónica, con los correspondientes tratamientos médicos y psicoterapéuticos puede alcanzar la normalidad, realizando adecuadamente trabajos de cualquier nivel de responsabilidad.

Finalmente añado un enlace a un vídeo muy breve: consejos del Dalai Lama que resultan  muy sugestivos.

Comparte la noticia en Redes Sociales

Vida normal y bipolaridad

Una pregunta muy frecuente que se formula cualquier persona afectada por una enfermedad  es: “Cuándo podré llevar una vida normal”. En el caso del trastorno bipolar pueden vivirse periodos prolongados de descompensación que incapacitan a la persona afectada, tanto en su cotidianidad como en su trabajo,  así como intervalos posteriores de recuperación en ocasiones muy prolongados. Lo cual provoca angustia y expectativas muy pobres en relación al futuro próximo.

¿Qué es una vida normal?

Si adoptamos una posición pragmática, podemos decir que una persona enferma vuelve a la normalidad cuando puede volver a realizar el conjunto de actividades que desempeñaba anteriormente a ponerse enferma.

¿De qué estamos hablando?

Varios son los ámbitos de la vida cotidiana que tienen que recuperarse para hablar de vida normal. Por un lado del grado de autonomía  de la persona, es decir es capaz  de realizar las actividades que llevaba a cabo, como la higiene personal, cuidar su espacio propio- limpieza de la casa, compras, etc.-  en la medida como lo hacía cuando estaba bien. Por otro lado la capacidad de recuperar las relaciones sociales, con amigos y conocidos también en la medida como lo hacía anteriormente. Así mismo son importantes la capacidad de recuperar las actividades de ocio, de las que venia disfrutando la persona. Y finalmente la vuelta al conjunto de actividades  del ámbito laboral, en el caso de que la persona afectada, pudiera desarrollarla. Es importante señalar la conveniencia de graduar las actividades de forma que cuando la persona se reincorpore a su trabajo, los otros ámbitos mencionados se hayan normalizado completamente, de forma que la persona se pueda incorporar con energías al reto de las distintas tareas que componen su trabajo.

Hasta la actualidad, según el ordenamiento jurídico laboral, las altas médicas son completas, es decir se entiende que la persona puede rendir al 100% tras recibir el alta, lo que en el caso de las personas que padecen un trastorno bipolar es complejo y difícil de determinar.

Finalmente indico un enlace a un video del Dr.Tomas Velilla sobre la vida sana en las personas afectadas por un trastorno mental vida sana cuando se padece un trastono mental.

Comparte la noticia en Redes Sociales

Risoterapia

Cualquier enfermedad crónica tiene poder para alterar el bienestar emocional; en el caso del trastorno bipolar esa influencia es muy intensa debido a la propia naturaleza del trastorno; es por ello importante conseguir cultivar el sentido del humor siempre que sea posible y naturalmente uno tenga las mínimas energías para hacerlo; el sentido del humor se puede aprender a desarrollar como demuestra la risoterapia. La cual puede ser una vía complementaria para mejorar no sólo el estado de ánimo, sino también las relaciones con los demás en las personas afectadas de trastorno bipolar.

Una aproximación al concepto de risoterapia

Cuando hablamos de sentido del humor estamos englobando varios aspectos como son la capacidad de generar humor, así como la de apreciarlo, además incluye el optimismo en la manera de abordar el día  a día incluyendo las relaciones con los demás. El psicólogo Xavier Delgado menciona una frase hermosa de Henry Ward Beecher (1813-1887) “Una persona sin sentido del humor, es como una carreta sin amortiguadores,se ve sacudido por las piedras del camino”

La práctica del sentido del humor va a permitir ser más flexible en la vida,  y tomarnos menos en serio a nosotros mismos. Ello se traduce además poder manejar mejor las emociones (cuestión primordial en las personas afectadas de trastorno bipolar)

Desde la década de 1990 se vienen realizando estudios sobre los beneficios de la práctica del sentido del humor, así como métodos para  la implementación del sentido del humor como herramienta terapéutica (risoterapia). Cuyo objetivo es alcanzar una visión diferente de uno mismo, y de los demás.

Se ha observado que la práctica de la risoterapia permite disminuir la ansiedad, así como disminuir la intensidad de determinados cuadros depresivos.

A continuación indico el enlace del psicólogo Manuel Sanchez Hernández para aprender dos ejercicios de risoterapia, para los cuales no necesitas ningún accesorio y los puedes realizar en el dormitorio de tu casa, si bien uno es individual y el otro para realizar conjuntamente con otra persona :2 ejercicios

Comparte la noticia en Redes Sociales

Litio

La utilización del litio para el tratamiento de mantenimiento del trastorno bipolar data desde la década de 1970. El largo periodo de tiempo transcurrido ha permitido acumular gran cantidad de conocimientos desde el punto de vista farmacológico y clínico.

El litio pertenece al grupo de los fármacos estabilizadores del ánimo, es decir aquellos medicamentos que son capaces regular las grandes variaciones emocionales que presenta cualquier persona afectada por un trastorno bipolar, de forma que la persona tenga una respuesta más adaptativa.

Como fármaco presenta algunas características que es importante tener en cuenta. Por  un lado el margen entre la dosis terapéutica y la dosis tóxica es estrecho. Para solventar este aspecto  se realizan mediciones periódicas de la concentración de litio en sangre que tiene el paciente. De esta forma se consiguen dos objetivos, conocer si aparecen concentraciones demasiado altas o bien si la concentración es demasiado baja para obtener los resultados esperados.

Por otro lado es del todo necesario realizar un seguimiento de la tolerabilidad que tiene el litio en el organismo, y especialmente en dos órganos  el tiroides y los riñones.

Además el litio puede provocar algún efecto indeseable, como por ejemplo la necesidad de orinar frecuentemente y por tanto de beber repetidamente, entre otros efectos.

No obstante, hay que señalar que todas estas décadas de investigación han permitido poner de relieve que el litio tiene un papel neuro-protector, lo cual es un beneficio añadido a su papel de estabilizador del estado de ánimo.

El litio continua vigente

A pesar de los años que lleva en uso, el litio sigue vigente como estabilizador del ánimo de primera elección y en los estudios científicos que se realizan para evaluar un nuevo fármaco se utiliza como fármaco de referencia.

Por último indico un enlace con el psicólogo Dr. Colom en el enuncia aquellas cosas que no es un trastorno bipolar, que fácilmente se confunden: que no es el trastorno bipolar

Comparte la noticia en Redes Sociales

Eutimia

Esta es la segunda nota que hablo de eutimia, la primera fue publicada en diciembre de 2016 y pretende ampliar las ideas que se expusieron allí.

En primer lugar recordar que en la evolución habitual del trastorno bipolar se diferencian las descompensaciones clínicas de la enfermedad, bien sean episodios depresivos o hipomaniacos o maniacos del periodo clínicamente compensado que se denomina eutimia. No obstante la experiencia muestra que entre las descompensaciones  y la eutimia existe un periodo intermedio de convalencencia que puede ser muy variable según cada persona, en el que existen algún sintoma o signo de la enfermedad de forma activa.

Cuando la persona alcanza la eutimia, a menudo se enfrenta a dudas  del tipo: ¿cuánto tiempo estaré bien? ¿cuánto tiempo podré dormir normalmente? ¿cuántos días me sentiré con energía para afrontar  las actividades cotidianas? Lo cierto es que cualquier pregunta de tipo pronóstico difícilmente se puede contestar  y por tanto es necesario aceptar la incertidumbre asociada al futuro. Dicho sea de paso esa incertidumbre es general también la tiene cualquier persona sin problemas de salud, dado que el futuro es abierto y  ocurren  acontecimientos positivos o negativos más allá de nuestras expectativas.

Eutimia: vivir el presente

Asimismo la eutimia se parece al bienestar emocional que puede sentir cualquier persona. Se  trata de un proceso dinámico en el que se producen pequeñas o medianas oscilaciones del estado de ánimo. Conocemos  a personas que se levantan de dormir y manifiestan hacerlo “con el pie izquierdo”, esos cambios son habituales en las personas. Y precisamente la aceptación de esas pequeñas oscilaciones contribuye a mejorar el estado de salud. Es necesario avanzar en el auto-conocimiento para poder introducir una mayor relajación en la propia vivencia de ese trastorno bipolar que a medida que se alcanza la eutimia se hace más y más invisible, es decir permanece latente.  De alguna manera es del todo conveniente cultivar la atención en cada momento que vivimos. Dicho de otra manera vivir aquí y ahora.

Si sientes curiosidad por conocer que quiere decir vivir aquí y ahora, te recomiendo la película documental “Camina conmigo” que acaba de estrenarse en España. Se trata de un film elaborado a partir de los diarios de Thich Nhat Hanh. Aquí te indico el enlace para ver el trailer:

vivir el presente

 

Comparte la noticia en Redes Sociales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR